ABC de la política. Estado y Orden Ciudadano, una nueva visión democrática.

Desde años atrás, La Sociedad venezolana ha padecido de males estructurales que impiden su desarrollo y crecimiento, caudillismo, personalismo, centralismo, clientelismo, corrupción, fraudes, desarmonía entre las normas  y la realidad social, excesivo control del Estado sobre las organizacionales sociales…agudizados en estos tiempos por efecto de un Gobierno corrupto e ineficiente, que impone un Estado Comunal, que se expresa en el control de todos los Poderes Públicos y de la Sociedad en general.   

En medio de un clima político totalmente polarizado donde cada sector sataniza y desprecia a la otro, impidiendo así que ninguna acción, ni mala, ni buena, pueda cristalizar,  lo cual afecta a las clases más desposeídas en cuanto al funcionamiento de los servicios públicos más elementales, agua, luz, aseo… El Gobierno, sin prisa pero sin pausa ha pulverizado la institucionalidad, la formalidad, fomentándose desde el Gobierno lo informal, de tal suerte, que ninguna de estas caras tenga capacidad para dar respuesta a los ciudadanos.

El ciudadano ha ido quedando reducido al conformismo del que no puede hace nada, impotente, para refugiarse en el individualismo de la sobrevivencia, la viveza criolla que llaman, que logra su mayor esplendor en el bachaquero en la reventa de todo, sin agregarle valor a nada. Con el agravante de que total todos son iguales y el que llega hace lo mismo; no se cree en nada ni en nadie, indiferencia total y absoluta. Así que hablar de Estado y de Orden, es justo y necesario. ¿Cómo ordenamos el Estado para que el espíritu hegeliano de La Sociedad se anide en él? ¿Cómo hacemos para que el Ciudadano no se desgaste reclamando en las esquinas sin que nadie le preste atención?

En nuestro monstruo del leviatán tropical no existe Orden, cada quien se conduce como sus posibilidades de relacionarse con el gobierno le permitan la sobrevivencia. La Sociedad está desdibujada en un entramado de todos contra todos. Entonces ¿Cómo logramos que La Sociedad canalice efectivamente sus demandas y satisfaga sus necesidades?

Nuestro planteamiento centra su atención en un esquema que permita armonía en las instituciones que conforman al Orden Social, y ese engranaje Sociedad-Estado. De allí concebimos la idea del Estado Ciudadano, ya que, si La Sociedad cuenta con verdaderos y respetuosos espacios para la deliberación, el consenso en el logro de objetivos comunes, participa efectivamente. No sola sino con apoyo desde el Estado.

Ese Estado Ciudadano se materializa a través de un Poder Ciudadano, un Poder Público, independiente, autónomo, dirigido por un cuerpo colegiado, cuyas autoridades sean designadas en elecciones, con presupuesto propio, que sea de obligatorio consulta en el proceso legislativo, que eduque a la ciudadanía y la apoye, para que se organice en forma libre y democrática. Un Poder Público que reglamente la utilización de las herramientas de la participación ciudadana: asambleas ciudadanas y cabildos abiertos, para que sus decisiones sean verdaderamente vinculantes, consultas legislativas y populares, propuestas legislativas, convenios de cogestión y autogestión.

Se trata de una nueva visión democrática, del fortalecimiento de la participación ciudadanía por parte del Estado.       

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on telegram
Telegram
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp

Esta entrada tiene 2 comentarios

  1. Yelitze Moreno

    Esa es la vía sin duda , haciendo el trabajo lento pero con firmeza, a esa sociedad debemos ir

  2. Yelitze Moreno

    Esa es la vía sin duda , haciendo el trabajo lento pero con firmeza, a esa sociedad debemos ir

Deja una respuesta

Ultimos articulos